El acuerdo Rivarola – Morales, al desnudo


El “jefe” del PJ y potencial candidato a gobernador quedó expuesto durante la última sesión de la Legislatura: el oficialismo “lo cuidó” y le entregó la vicepresidencia segunda de la Cámara, ante los reproches de sus compañeros de banca, que querían removerlo acusándolo de ser socio de la gestión Morales. La relación entre los negocios y la política, expuestos de manera brutal.

 

 

 

  • Rubén Rivarola logró quedarse con la vicepresidencia segunda de la Cámara de Diputados.
  • Sus compañeros de banca se oponían a que el legislador se quede con ese lugar: aseguran que se convirtió en un socio de la gestión Morales.
  • Logró su objetivo con la ayuda del bloque de Cambiemos, que votó a su favor, entregando otra evidencia para sus detractores.

El vil metal, los negocios, la política. Durante años, estos tres factores fueron señalados como las verdaderas motivaciones de los empresarios que incursionaban en la vida pública de la provincia de Jujuy, para quienes las diferencias ideológicas resultaban ser algo folclórico.

Quienes abonan esa teoría, obtuvieron elementos para alimentar sus sospechas el pasado miércoles 20 de marzo, en la Legislatura, durante la previa al polémico discurso de apertura de sesiones ordinarias que brindó el gobernador Gerardo Morales.

La situación fue descripta como el papelón más grande de los últimos años. El bloque de diputados peronistas sacaba los trapitos al sol, a la vista de miles de ciudadanos que seguían la transmisión del evento, peleándose por un cargo: la vicepresidencia segunda de la Legislatura.

Aunque el espacio es importante, ya que se trata del tercer lugar en la línea de sucesores en caso de ausencia del gobernador, la pelea exhibía un trasfondo aún más llamativo.

Dentro del bloque PJ, existe un sector claramente disconforme con el desempeño del diputado Rubén Rivarola – empresario con intereses en medios de comunicación, transporte y limpieza, todos proveedores del estado – a quien acusan de ser un opositor “demasiado comprensivo” con el gobierno de Morales. Otros directamente lo señalan como un socio estratégico.

Hay versiones incluso que indican que el gobernador Morales ha elegido a Rivarola como su adversario ideal para la próxima contienda electoral del 9 de junio. Rivarola tiene una misión que cumplir: Legitimar el triunfo de Gerardo Morales

La pésima imagen de Rivarola ante el electorado ( apenas un 3% ) le garantizaría al actual gobernador una victoria abrumadora.

Cuando llegó el momento de designar a las autoridades, en plena, sesión, los compañeros de banca del apuntado estallaron. Juan Cardozo – alfil del ex vicegobernador Guillermo Jenefes – levantó la voz, manifestando su desacuerdo y el de varios por la designación, y por el acompañamiento del bloque oficialista, encabezado por el radical Alberto Bernis, histórico “amigo” del diputado Rivarola.

“No podemos permitir que el gobierno se meta en los temas de nuestro partido”, se lamentaba Cardozo.

Indignado por la situación, Cardozo, Alejandra Cejas y Javier Hinojo amagaron con abandonar el recinto. Rivarola pidió la palabra y manifestó: “yo me quedo a escuchar el discurso del señor gobernador”. La escena avergonzaba a propios y extraños.

En el hall de la Legislatura, hubo experimentados analistas que dejaban la vergüenza ajena de lado, y encontraban en los negocios las verdaderas razones del espectáculo.

“Desde que asumió Morales, LIMSA agarró las concesiones de la limpieza en la terminal, el hospital Pablo Soria y en Culturarte; y no te olvides quien transporta los paneles solares desde Chile hasta Cauchari”, se comentaba con malicia.

Probablemente se trate sólo de gente mal pensada.

Previous CUENTA REGRESIVA PARA EL MEGA OPERATIVO SANITARIO EN PUNTA CORRAL
Next ¿Y ahora qué hacemos con los pesos con un dólar que no para de subir?