Financieras en crisis: por tasas altas y elevada mora, acumulan pérdidas por $400 millones


La suba de los tipos de interés golpeó de lleno a este segmento, que paga más por fondearse pero otorgó préstamos a un interés menor

 

 

A simple vista, se podría pensar que en el modelo económico actual uno de los pocosganadores podría ser el sistema financiero. Con tasas elevadísimas por dejar suspesos en el Banco Central y buenos rendimientos de algunos de los bonos que tienenen cartera, es cierto que el sector viene capeando la crisis, incluso con el crédito encaída libre desde hace seis meses.

Sin embargo, no todos los jugadores logran sacar provecho de esta crisis: enseptiembre, las entidades financieras no bancarias registraron pérdidas por primeravez en más de 10 años y, desde ese mes a enero, acumularon un rojo de 400 millonesde pesos.

Salvo un respiro en noviembre, cuando el negocio les dio un resultado positivo deapenas $8 millones, el resto de los meses la rentabilidad fue negativa, según laúltima información del Banco Central.

La abrupta suba de tasas fue el factor determinante que motorizó las pérdidas, yaque aumentó su costo de fondeo y generó un fuerte descalce respecto de la carterade créditos por cobrar, otorgados a una tasa mucho más baja tasa y en cuotas fijas.

 

 

Además, se agravó por la caída del consumo, el aumento de la morosidad a mayorritmo que en el resto del sistema y una recesión que aún no parece haber tocadofondo.

En concreto, en septiembre el rojo fue de $40 millones; en octubre, de $35 millones; en noviembre recuperaron $8 millones; después en diciembre, perdieron $267millones, y en enero, otros $67 millones. Si bien no son cifras elevadas comparadascon lo que mueve el sistema financiero, son números grandes para lo que sueleoperar este segmento de entidades, ya que en los doce meses anteriores larentabilidad promedio mensual había sido de $131 millones.

Además, marca un punto de quiebre, ya que es la primera vez que registran un mescon números rojos desde agosto de 2010, cuando perdieron $66 millones, pero con lagravedad de que esa vez fue solo un mes negativo y no un ciclo como ocurreactualmente.

9

 

 

En el segmento de entidades financieras no bancarias el BCRA incluye 14 firmas, delas cuales ocho son compañías financieras de las principales automotrices queoperan en el país y las seis restantes son firmas que se dedican a financiar alconsumo. Así, según datos a diciembre de 2018 -que es la última informacióndisponible desagregada por entidad-, las que registraron números rojos fueroncuatro financieras del segundo grupo y ninguna subsidiaria de las automotrices.

Se vienen más números rojos

«El problema de una financiera no le escapa a una empresa, porque la forma defondearse es con el mercado de capitales, o con otros  bancos. Ellos tienen un activoque devenga buenas tasas y con buenos spreads mientras no haya ningunavolatilidad», razona José Luis Panero, socio de Senior Capital.

 

 

«Hasta que no logren, pasado el tiempo, recuperar esta cartera de tipos de interésmás bajos y la vuelvan a recolectar a niveles más altas, van a seguir perdiendo plata», agrega el ex gerente general del Grupo Supervielle.

Así, según la visión de Panero, al menos en el corto plazo, van a seguir registrandopérdidas, hasta que el peso de la cartera otorgada a tasas más acordes a las actualessea mayor.

Según los datos del BCRA, el stock de préstamos a privados de este grupo deentidades se ubica en torno a los $75.150 millones, una baja tanto nominal como realrespecto a los $77.450 millones en que se encontraba en septiembre.

En depósitos, hoy cuentan con un stock de $12.00 millones, aunque su principalfuente de fondeo es el mercado de capitales y préstamos de otros bancos. De hecho, tienen más de $23.000 millones en Obligaciones Negociables en su cartera y deudacon bancos por unos $28.000 millones de pesos.

«Estas financieras tienen un doble problema: se les achicó el nivel de financiamientoy el costo se les fue a las nubes. Y no pueden trasladar eso a la tasa que prestan», asegura Miguel Arrigoni, CEO de First Corporate Finance Advisors, en diálogo coniProfesional.

 

 

En el balance de octubre, otros de los datos que sobresale es que, por primera vezdesde el año 2003, tuvieron que pedir líneas de préstamo del exterior, por 724millones de pesos, un stock que en enero se fue a $1.037 millones.

«El punto clave es la tasa fija en el activo. Cualquier proceso de suba de los tipos deinterés para una entidad que se fondea con plazos más cortos que el promedio desus colocaciones, las hace perder plata. Y acá la suba ha sido muy violenta», analizaun economista que sigue en detalle los números del sistema financiero local.

Tener espalda financiera, la clave

Según destaca Panero, las carteras en consumo de estas financieras tienen un plazopromedio de entre nueve y 12 meses. «Si la calidad de la cartera no se arruinamucho, no debería tardar tanto en revertirse. En junio ya tendrían que empezar amostrar ganancias», sostiene.

El ex Supervielle explica que lo que están atravesando es un ciclo marcado pormovimiento de las tasas y que así como ahora les genera pérdidas, en otro momentoles será rentable.

«Si hoy colocan préstamos y después el interés baja, ahí van a tener una rentabilidadgigantesca. Hoy tocó el ciclo negativo», afirma Panero. «El que aguanta y puedequedarse toda la vuelta después aprovecha el ciclo positivo», agrega.

Según los datos del Central, la mora en las entidades financieras no bancarias enenero subió al 6,1% de su cartera, casi el doble del 3,5% que registra el sistemafinanciero en su conjunto.

Sin embargo, en el mercado aseguran que al tomar todas las financieras, las queestán bajo la regulación del BCRA y las que no, la morosidad normalmente es del12% o 13% pero en estos meses subió al 22%.

 

 

«Se pierde por el spread y por la calidad de la cartera, pero no es que explotó lamora. Subió fuerte, es parte de las pérdidas que tenemos, pero no es inmanejable», explican desde una entidad que es dueña de una compañía financiera. «A este nivelde tasa de interés se te achica el mercado, pero hasta por una relación cuotaingreso», agregan.

Históricamente, gran parte de los bancos más importantes tenían una financiera, para poder llegar a algunos segmentos que por manejo de riesgo o por cuidar sumarca no solían llegar. Hoy ya no es tan evidente esa tendencia y varias entidades sedesprendieron de esa unidad de negocios. El Galicia fue uno de los últimos en salir, al venderle Efectivo Sí a Galeno.

Tener un banco no garantiza que no tengan pérdidas, pero ayuda a capear eltemporal, al menos hasta que despeje. «Es un problema de tiempo, no que quebró elsistema. A algunos puede que la suma de todas estas pérdidas los haga quebrar, peroa otros no», advierte Panero.

En la misma línea, un economista especializado en sistema financiero que prefirió escudarse en el off the record sostiene que «hay muchas compañías de ese grupo queno tienen tanto capital como para aguantar pérdidas durante tanto tiempo».

Uno de los más golpeados

Una de las primeras víctimas de este grupo de entidades fue Credimás, una históricafinanciera tucumana que dejó de emitir fideicomisos en el mercado y, según variosmedios locales, estaría por entrar en convocatoria de acreedores.

Su última colocación anticipaba un escenario de crisis. Fue en septiembre del añopasado, con la emisión del fideicomiso Credimas 33, donde pretendía colocar 375millones de dólares y apenas se alzó con 196,4 millones de pesos, según lainformación en la Comisión Nacional de Valores.

El paso previo que había sido un duro golpe a su estructura de negocios fue cuando, en marzo de 2018, a través de la resolución 297, la Superintendencia de Seguros de laNación (SSN) la multó con $100.000 y la inhabilitó para operar por el plazo de dosaños. La razón: una denuncia del BCRA por haberse observado que percibía de susclientes una comisión por un servicio que presta, el cual por su naturaleza yfuncionamiento se asemejaba más a la constitución de un seguro de vida que a unservicio derivado del uso de la tarjeta de crédito.

Credimás es un sistema de tarjeta de crédito y compra con gran presencia en elnoroeste argentino. Su sede principal está en la provincia de Tucumán y hasta haceun mes contaba cuenta con 13 sucursales en Santiago del Estero, Salta y Jujuy. Poseecon más 150.000 socios y más de 25.000 comercios asociados en todos los rubros

«Han ido con sus acreedores y están refinanciando la deuda y volviendo a pactar latasa de interés, como cualquier concurso», explican en el mercado.

En este caso, si bien afectó la suba de tasas y el desplome del consumo, lainhabilitación para operar por dos años fue el detonante. En el resto de lasentidades, el futuro dependerá exclusivamente de la espalda que tengan paraaguantar estos meses y llegar, si llega, al cambio de ciclo.

 

 

Fuente: iprofesional.com

 

 

Previous En China, Morales contrajo nueva deuda en dólares
Next Quieren restringir el acceso a la pensión para abuelos que no hicieron aportes