HDMI 2.1 llegará este año a los Smart TV: cuáles son las ventajas de esta tecnología


Una de las principales diferencias es el ancho de banda: el HDMI 2.1 llega hasta los 48 Gbps, cuando el HDMI 2.0 se queda en 18 Gbps

Los fabricantes de televisores presentaron este mes en la feria CES de la ciudad estadounidense de Las Vegas una nueva hornada de aparatos, entre ellos algunos con la tecnología HDMI 2.1.

Esta nueva versión de un estándar cada vez más utilizado con la proliferación de los «Smart TV», los dispositivos conectados y las plataformas de «streaming». La última especificación del estándar HDMI se hizo pública en noviembre de 2017, pero no fue hasta 2019 cuando se vieron los primeros televisores, de la mano de LG, que la incluían.

¿Qué ventajas ofrece el HDMI 2.1 respecto al anterior HDMI 2.0? Una de las principales diferencias es el ancho de banda: el HDMI 2.1 llega hasta los 48 Gbps, cuando el HDMI 2.0 se queda en 18 Gbps.

El ARC (Audio Return Channel) se renueva beneficiándose del mayor ancho de banda del HDMI 2.1, para enviar desde el televisor o desde aparatos conectados a él a un equipo de audio sonido en los mejores formatos: DTS Master, DTS:X, Dolby TrueHD y Dolby Atmos.

Además el nuevo eARC cuenta con corrección de sincronización labial y es capaz de transmitir audio en 5.1 o 7.1 sin comprimir. ¿Hay que tener el oído fino para percibir este paso? Puede ser, pero la mejora de sincronización entre audio y vídeo es algo más apreciable.

Lo descrito hasta ahora beneficia a todo tipo de usuarios por igual, porque hablamos de mayores a resoluciones a mejores tasas de refresco, un HDR que se adapta a cada escena y un audio más fiel. Pero hay un nicho de usuarios que se verá especialmente beneficiado por la popularización del HDMI 2.1: los jugadores.

Los televisores que incorporen HDMI 2.1 serán monitores «gaming», porque incorporan funciones que mejoran la experiencia del juego. El VRR (Variable Refresh Rate) por ejemplo hace que se reduzca los problemas entre las GPU de consolas y computadoras y las pantallas, logrando una mayor sincronización entre la generación de la imagen y su representación en pantalla. El resultado es una experiencia más fluida, sin saltos ni líneas horizontales temporales molestas.

El ALLM (Auto Low Latency Mode) también afecta a los juegos, porque es una función que evita tener que sumergirse en menús para activar el típico modo juegos que tienen muchas pantallas, que permite reducir la latencia.

Previous TILCARA DEJÓ DE ESTAR ENTRE LOS MEJORES DESTINOS DE ARGENTINA
Next Convenio entre Salud y Ejesa para brindar información sobre accesibilidad sanitaria