El efecto VIA en Perico causa crash inmobiliario, comercial y laboral en la ciudad comercial N° 1 del Norte Argentino


Mientras Perico, afronta estoicamente la cuarentena, el sector privado debate los pasos a seguir para sostener la actividad comercial, por el contrario, en Palpalá la llegada de la “Vaca Lechera” disparó los precios de los inmuebles adyacentes al predio donde se asentará el “Centro Regional de Abasto Mayorista –Gran Jujuy”.

El cimbronazo ya comenzó a retorcer los pilares de la identidad periqueña, esa marca registrada de ciudad mercado que fue forjada desde la dinámica de un mercado frutihortícola que logró en los últimos años ser el formador de precios nacionales, la oferta desde Perico siempre fue más económica por el espíritu solidario, desde una cooperativa donde no hay lugar para la usura.

Hoy, se transitan horas amargas por la incomodidad de las medidas sanitarias, que nadie cuestiona a nivel nacional y provincial consecuencias del Covid-19, sin embargo en el sector comercial la angustia es mas profunda ya que sopesan las consecuencias de perder la usina económica, cuyo volumen de transacciones duplicaba a la industria local tabacalera.

El derrame de la actividad era tangible, permitiendo la apreciación constante de los valores inmobiliarios. Hoy todo el escenario ha quedado sin corazón, Perico sin la Fería es un cascarón sin contenido.

Los concejales deben actuar de inmediato, sería una traición imperdonable no frenar las consecuencias evitables de una dantesca crisis social. La comunidad comercial debe expresarse, es imposible sostener que se regale la gallina de los huevos de oro, solo por un capricho.

La apertura de la Feria en la ciudad de Palpalá, merece conocer la postura del gobernador, quien si bién garantiza el abasto a toda la provincia en tiempos de guerra; debe garantizar el retorno de la feria a Perico a la brevedad posible, para evitar un derrumbe inmobiliario, comercial y laboral.

Este grave hecho, también debe ser subsanado por los concejales, quienes deben disponer la nulidad del decreto del intendente, dejando las puertas abiertas a la restitución de la Feria Mayorista antes que sea demasiado tarde.

Hoy Perico fue empujado al vacío, es injusto que nuevamente haya que pasar por otra reconversión, ya enfrentó esta ciudad el cambio de matriz productiva cuando migró del cultivo de la vid al tabaco en los 70’, soportó el  cierre del ramal ferroviario en los 90’ y logró desde la nada convertirse en una ciudad mercado con luz propia.

Esta vez, permitir la transferencia de su motor central sin recibir nada a cambio, aceptando livianamente la devaluación inmobiliaria junto a una crisis social, -1000 changarines claman por la restitución de sus trabajos-, es una concesión que no cabe en la mente emprendedora del pueblo de Perico.

Cuesta creer que el polo comercial quede reducido a un hospital de campaña, más allá de entender la urgencia, debe haber una señal institucional que evite el desmoronamiento de los activos periqueños.

Fuente: periconoticias.com.ar

Previous Cardozo: Los caprichos del Intendente Demarco están dejando a muchas personas sin trabajo en Ciudad Perico
Next SE ACORDÓ EL "CENTRO DE ABASTECIMIENTO PARA EL GRAN JUJUY DE FRUTAS Y VERDURAS"