«El nuevo aeropuerto de AMLO es un peligro: casi chocan dos aviones»


Operadores aéreos y pilotos aseguran el diseño para despegues y aterrizajes se hizo de manera apresurada.

El aeropuerto internacional «Felipe Ángeles» es una de las obras que el presidente de México, Andrés Manuel Lopez Obrador, quiere dejar como legado de su gobierno. 

Durante la campaña, AMLO denunció la corrupción y los sobreprecios del aeropuerto de Texcoco construido por el gobierno de Enrique Peña Nieto y con el ahorra que implicaría el fin de esa obra en Ciudad de México, se avanzó con el diseño del nuevo aeropuerto en donde antes funcionaba la base militar de Santa Lucía. 

Desde el primer momento, el gobierno de Lopez Obrador ejerció presión para que la construcción avance y se culmine en función de los tiempos políticos. 

La combinación de presiones y falta de conocimientos sobre el tema, hizo que el nuevo diseño aéreo del AICM represente un riesgo para las operaciones aeronáuticas, pues, a un mes de su puesta en marcha se han presentado incidentes diarios, aseguran pilotos y controladores.

Durante la capacitación, compañeros errores e inconsistencias, pero no se tomaron en cuenta

Fue apenas el 25 de marzo cuando la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) puso en marcha la primera fase del rediseño del espacio aéreo que contempla operaciones en las terminales de la Ciudad de México y Toluca. La segunda fase se proyecta en un año, con la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

De acuerdo con la dependencia que encabeza Jorge Arganis, éste fue probado en diferentes escenarios y simuladores de vuelo por pilotos nacionales y extranjeros, a fin de asegurar el cumplimiento de los criterios de calidad, eficiencia y seguridad. Sin embargo, pilotos y operadores afirman lo contrario, denunciando que estas omisiones ya han provocado incidentes que prenden alertas.

En diálogo con LPO, el secretario general del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo (SINACTA), Alfredo Covarrubias Aguilar, aseguró que los procedimientos se echaron a andar «sin ser probados y sin una capacitación adecuada», además acusa que no se consideraron recomendaciones de operadores y pilotos. «Durante la capacitación, compañeros errores e inconsistencias, pero no se tomaron en cuenta», explicó.

Estos errores, alertó Covarrubias, pueden generar accidentes graves: «Los compañeros han reportado incidentes diarios, relacionados con la reducción de separación, que es la distancia con la que vuelan los aviones. Eso puede provocar choques». También acusó que estos reportes han sido ocultados por los Servicios a la Navegación Aérea en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam).

El presidente López Obrador en Santa Lucía.

El vocero de SINCATA detalló que entre los errores de diseño se ubica el haber puesto diez sectores, cuando antes eran ocho, y contar con menos gente para controlarlos -queda en manos de unas tres personas-. «Eso provoca que no haya comunicación adecuada y eso explica el que se activaran varias veces la alarma que evita choques. Y es que cuando el controlador se quiere comunicar con el piloto, resulta que está saturada la frecuencia de operaciones», dijo.

Indicó que han buscado a las autoridades, sin respuesta, a pesar de la urgencia de encontrar una solución para evitar un accidente. Incluso resaltó que el riesgo puede ser mayor después, pues actualmente la terminal aérea opera en alrededor del 50% de su capacidad, debido a la pandemia.

¿Pero cuál es la razón de este mal diseño? En consideración, hay una serie de factores. Por un lado, acusa que había una presión de «reportar al presidente» estos avances, que tenían que estar antes de la inauguración de la terminal de Santa Lucía. Cabe destacar que este nuevo diseño se estaba proyectando desde 2018, por lo que ya llevaba un buen atraso que no podía prolongarse más.

¿Pero cuál es la razón de este mal diseño? En consideración, hay una serie de factores. Por un lado, acusa que había una presión de «reportar al presidente» estos avances, que tenían que estar antes de la inauguración de la terminal de Santa Lucía.

También acusó falta de capacidad de la dirección de Seneam, a cargo de Víctor Manuel Hernández Sandoval, órgano que depende de la SCT. «Trae ideas, pero no conocimientos y una urgencia de cumplir con el Presidente de la República, por eso hasta se hizo una gran campaña de este nuevo diseño, lo que antes no se hacía, como para mostrar que están trabajando, pues les preocupa que no haya avances rumbo a Santa Lucía», apuntó.

En ese contexto, Covarrubias afirmó que es necesario una reunión de grupo interdisciplinario para poder poner sobre la mesa todos los errores cometidos, capacitar a la gente y usar correctamente los simuladores. «Nosotros no nos oponemos a Santa Lucía, al contrario, pero nos debe hacerse de la forma correcta para garantizar la seguridad de las operaciones y que no ocurra un accidente».

Fuente: lapoliticaonline.com

Previous En Jujuy hay 100 deudores alimentarios morosos registrados en la web
Next Larreta ignora al juez federal y mantiene las escuelas abiertas hasta que se pronuncie la Corte