Ley de Envases con Inclusión Social: cómo es el proyecto para la gestión responsable de residuos urbanos


La iniciativa legislativa apunta a constituir una tasa ambiental para penalizar a aquellas compañías que coloquen en el mercado envases no recuperables y recaudar fondos para promover la economía circular. Desde la Federación de Cartoneros hay expectativas a que ingrese la próxima semana, pero aún no hay fecha cierta. Los detalles.

El jefe del bloque oficialista en Diputados, Máximo Kirchner, y el ministro de Ambiente, Juan Cabandié, impulsan el proyecto de Ley de Envases con Inclusión Social junto a la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores (FACCyR), que apunta a constituir una tasa ambiental para penalizar a aquellas compañías que coloquen en el mercado envases no recuperables y recaudar fondos para promover la economía circular.

La propuesta contempla contener los efectos negativos sociales y ambientales de la generación de residuos urbanos. Según sus impulsores, de las 50 mil toneladas de basura que se producen, la mitad culmina en alguno de los 5000 basurales a cielo abierto o en rellenos sanitarios. Se calculan que solo 10 por ciento de la basura generada se recicla y el 20 por ciento de los residuos sólidos urbanos (RSU) corresponden a desechos pos consumo.

Como respuesta a esta dificultad, los cartoneros proponen la implementación de una tasa ambiental que premie a las empresas o productores que utilicen envases con materiales reciclables, y castigue con un gravamen a los incumplidores. Los infractores tendrán un apercibimiento o multa de entre uno y doscientos sueldos mínimos de la categoría básica inicial de la Administración Pública Nacional, la suspensión de la actividad entre un mes y hasta un año o el cese definitivo de la actividad.

Con el tributo, que se recauda con una tasa que no supere el 3 por ciento del precio de venta del producto envasado y regule una mínima protección ambiental, se buscará financiar “Sistemas de Reciclado con Inclusión Social”. La distribución, siempre de acuerdo al ante proyecto original, se distribuirá a través de un fideicomiso que apoye los emprendimientos inclusivos, como las cooperativas de trabajo de los cartoneros.

Los referentes territoriales sostienen que las compañías tengan que afrontar económicamente los costos en base al principio de Responsabilidad Extendida al Productor (REP), que atribuye como obligación de cada una de las compañías a que asuman como responsabilidad objetiva la gestión ambiental y su financiamiento, tanto en los envases introducidos por ellos en el mercado nacional como en los envases post consumo.

En esa línea,se crearía el Sistema Nacional de Gestión de Envases (SINAGE) y el Ministerio de Ambiente será la autoridad de aplicación. Tendrá que coordinar con otros sistemas de gestión local (SGL) de municipios y otras entidades para reintroducir los materiales reciclables en el sistema productivo e integral a los recuperadores. Para ese fin, según el anteproyecto de la normativa, se oficializará un registro nacional de trabajadores recicladores.

Además, establece los sistemas de gestión de envases como “servicios públicos esenciales” y propone crear el Registro de Envases o Embalajes. De esta manera, se busca promover la reducción de la fabricación de envases nuevos y al mismo tiempo, la revalorización del material reciclable.

El proyecto no sólo tiene el acompañamiento de la FACCyR, que está bajo la órbita del MTE de Juan Grabois, sino también el de la Confederación Argentina de Trabajadores Cooperativos Asociados (Conarcoop) y organizaciones como Jóvenes por el Clima y Alianza por el Clima.

Con Máximo Kirchner como máxima figura de apoyo visible, en el oficialismo hay un acuerdo cerrado para impulsar la ley, pero el texto seguía en revisión al interior del Poder Ejecutivo. Según indicaron fuentes del ministerio de Ambiente, el nuevo texto está en sintonía con los elementos claves de la propuesta de los recuperadores urbanos. Ya pasó la evaluación de la Secretaría Legal y Técnica, por el propio Ministerio de Ambiente y por estos días se encontraba bajo análisis del Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas.

A comienzos de septiembre, Juan Cabandié había anunciado que enviaría el texto para que avance su tratamiento. Desde la Federación de Cartoneros hay expectativas a que ingrese la próxima semana, pero aún no hay fecha cierta.

En Argentina, según un informe elaborado por el Banco Mundial, los distritos que más residuos solidos urbanos producen en el país son Buenos Aires (19.665 Tn/día), la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (5792 Tn/día), Córdoba (3780 Tn/día) y Santa Fe (3525 Tn/día). Son cerca de 1 y 1,5 kilos de basura por habitante, cada día. Sin embargo, hay una carencia de cifras oficiales o estudios sobre este tipo de basura a nivel nacional. Son posibles apenas algunas aproximaciones.

Fuente: politicargentina.com

Previous La moneda de u$s 1 trillón: la divisa de platino que vale más que cualquier otra y podría usar EE.UU.
Next Modificaciones en el Ministerio de Educación