“Rodanteros” se sumaron a la protesta nacional contra la nueva patente


En las calles de Viedma y Patagones se llenaron de casillas rodantes y trailers porque sus dueños protestaron contra una nueva reglamentación que se pretende imponer en el país.

Los reclamos se enmarcan en el vencimiento de una prórroga que alcanzaba a todos los tráilers de menos de 750 kilos (identificados como Categoría O1)

Desde el uno de abril no podrán circular con la misma patente con la que lo hacían hasta ahora (conocida como 101) y para conseguir la nueva placa, deberán antes aprobar un informe técnico que garantice que el vehículo cuenta con determinadas condiciones de seguridad.

Según la Asociación de Rodanteros Argentinos (ARA), que agrupa a los dueños de estos rodados, el costo para adecuarse a la normativa va desde los $300.000 hasta los $400.000 (cerca de 300.000 pesos se gastan en las mejoras de seguridad y entre 90.000 y 100.000 en el trámite de homologación).

Además, el tiempo para hacerlo les resulta insuficiente (tanto para realizarlo como para conseguir el dinero), más teniendo en cuenta la dificultad para componerse económicamente tras la pandemia.

En la movilización se escuchó que este sábado es “histórico” porque “jamás hubo en Argentina una manifestación de rodantes, marchamos por nuestros derechos y por el futuro del ‘rodanterismo’ argentino”.

Las consignas de la movilización fueron que se trata de vehículos que viajan muy pocos días y kilómetros al año, por lo tanto los “rondateristas” reclaman varios puntos.

Dos años de prorroga hasta tanto se unifiquen criterios y se pongan las reglas claras de parte de organismos oficiales, también para adecuar talleres y cambiar ciertos aspectos de las disposiciones

Reglas claras sin vacíos legales, que se tenga a la ARA como parte interesada y participe en la toma de decisiones junto a la cámara y al gobierno.

Instruir a las compañías de seguro a que se permita asegurar todas las categorías hasta tanto se oficialicen los pasos a seguir. No retroactividad a modelos anteriores a 2018. Que el estado, como máximo responsable de este problema, subvencione el costo de los trámites de homologación (gratis para todos los modelos hasta el año 2018 inclusive).

Solicitan además trámites gratuitos a jubilados sin importar el año de compra de su rodante, talleres de homologación repartidos en todo el territorio nacional, con aplicación de la Ley de  Monopolio (hay muchos que son de una misma persona, tercerizando el trabajo y sin ver las unidades), y que se agreguen a talleres autorizados los talleres RTO o VTV para bajar el costo del trámite.

También reclaman que si el estado no se hace cargo, responsabilizar a talleres que fabricaron sin ajustarse a la ley a hacer de manera gratuita los trámites que debieron haber hecho al entregarla, (hoy ellos exigen homologar a compradores de buena fe), créditos a tasa 0 para financiamiento de mejoras (eje con frenos, etc), la no exigencia de factura ni certificados de fabricación para hacer el trámite registral en vehículos adquiridos antes de 2018.

Previous Precios: NO HABRÁ AUMENTO, PERO SI FALTANTE DE COMBUSTIBLE
Next Ahora el CV no incluirá nombre, edad, género ni dirección: cómo impacta en empresas de Recursos Humanos